¿Qué significa que un vino tiene cuerpo?

A la hora de realizar una cata de vinos, una de las preguntas más frecuentes es: ¿Qué significa que un vino tiene cuerpo?

Desde casadelvinojavea.es queremos resolver esta duda, pero para entenderla mejor, primero vamos a dejar claro algunos aspectos generales.

el cuerpo del vino

¿Qué le da cuerpo al vino?

El vino es la bebida obtenida de la fermentación alcohólica total o parcial del mosto de uva o de las uvas mismas.

Como consecuencia de ello, hay muchos factores que influyen a la hora de darle cuerpo al vino como:

Los taninos

¿Qué son los Taninos? Es una sustancia que se encuentra en la piel de la uva y es amarga, da esa sensación de astringencia, amargor (pone los labios tirantes, corta la salivación y reseca la boca).

Es algo que a la hora de comerte la uva no importa, le quitas la piel y evitas ese amargor.

Pero a la hora de degustar un vino tinto no puedes, es la piel de la uva entre otras la que le da esos matices al vino.

El vino tinto se macera, con el hollejo de la uva, para extraer el color, los aromas y sabores característicos de cada vino.

El proceso de maceración se produce durante días y días en la barrica, conforme se va macerando vas extrayendo el color, la piel, los aromas que están en la piel y los taninos.

Eso es lo que da ese amargor y esa fuerza y astringencia en el vino tinto. Con la crianza y la debida oxidación controlada del vino se consigue suavizar el tanino. (No podemos olvidar que también la barrica aporta su tanino).

La edad

La edad y el tiempo de crianza también influye a la hora de darle cuerpo al vino.

Aquí vamos a distinguir entre vinos jóvenes y de crianza.

Vinos jóvenes

Los vinos jóvenes son los que no han tenido tiempo de crianza en barrica o la crianza ha sido mínima. Conservan las características de las uvas de las que proceden y su consumo ideal es de 3-18 meses después de la vendimia.

Vinos de crianza

Estos vinos han pasado un mínimo de crianza entre madera y botella, son vinos que además de las características varietales de la uva, desarrollan otras de tipo organolépticas debido al periodo de crianza.

Su consumo ideal es entre 2 y 8 años, aunque algunos aguantan hasta 20 años.

el cuerpo del vino

La estructura

La estructura es en realidad la arquitectura del vino, un buen vino tinto debe tener consistencia.

Realmente esta es una de las grandes diferencias entre un vino bueno y uno malo, un vino malo no tiene consistencia, al pasar por la boca se derrumba, da la sensación de ser plano.

Un buen vino tinto (sin importar que sea caro o barato) te llena la boca dejándote esos matices que lo hacen único: la acidez, el alcohol, los aromas… En definitiva, un buen vino siempre tiene cuerpo.

El bouquet

El bouquet son todos los aromas del vino, la palabra bouquet se usa para dar nombre a los aromas terciarios del vino, son esos últimos aromas que tiene el vino debidos a la crianza, especialmente los que se deben a la maduración y a la crianza en botella.

Por lo tanto, un vino joven no tiene bouquet, un vino joven tiene aromas. Para que un vino desarrolle el bouquet debe haber recibido crianza en barrica o en botella.

Un vino viejo, que lleva años de crianza en el botellero, ha desarrollado todos sus aromas minerales; hiervas, frutos secos… Que se produce al final de la crianza.

Estos últimos aromas terciarios es a lo que se le llama ramillete del vino o bouquet.

¿Qué tipo de vinos son los que tienen cuerpo?

Los vinos con cuerpo son en su mayoría tintos, pudiéndonos encontrar también con vinos blancos con cuerpo y aunque es raro, algún rosado.

Estos tipos de vinos también suelen ser llamados como vinos de copa lenta.

Al hacer referencia al cuerpo del vino podrás escuchar diferentes expresiones: buen cuerpo, mucho cuerpo, cuerpo medio y cuerpo ligero.

un vino tiene cuerpo

¿Cómo reconocer si un vino tiene cuerpo?

Lo puedes reconocer de forma visual, se trata de la densidad del vino, cuando un vino tiene cuerpo no verás nada transparente, ni a través de la copa.

Se trata de un vino casi negro u opaco.

Si al degustar la copa de vino sientes la boca pesada, ya sabes que estas disfrutando de un vino con cuerpo

¿Qué otros factores influyen a la hora de dar cuerpo al vino?

A la hora de dar cuerpo a un vino todo influye, es en realidad una combinación de todo el proceso, desde la recogida de la uva hasta su degustación.

El alcohol aporta el carácter, el azúcar le da el volumen, la acidez sirve para darle frescura y los taninos la estructura.

El cuerpo del vino es la sustancia y sensualidad del mismo, el conjunto de todos los factores anteriormente mencionados son los que nos ofrecen esos tonos violeta, tonos fuegos, granate…

Los vinos que son casi una confitura tienen más cuerpo.

¿Qué vinos son los que menos cuerpo tienen?

Los vinos que menos cuerpo tienen son los que tienen un alto volumen de producción.

Los vinos de explotaciones más moderadas y controladas ofrecen vinos con más cuerpo y consistencia.

Es por esto que en muchas ocasiones has podido escuchar que una marca ya no es lo que era, al estar de moda se someten a ritmos de explotación más acelerados y no dejan macerar el tiempo necesario.

Por esa misma razón encontramos vinos menos conocidos con un sabor exquisito y una caída en boca inmejorable.

Si quieres asesoramiento personalizado para elegir un buen vino con cuerpo que sorprenda, simplemente contacta con nosotros

Leave a comment